Blog de Moongirl2002

Todo cambia

Pues si, la vida en serio es una mierda, no saben por todo lo que he pasado desde que me mudé de mi país Venezuela a Ecuador, no logro adaptarme, pero a decir verdad ¿quien lo hace? No voy a decir mi nombre ya que solo quiero escribir como me siento, eso es todo, espero que logren entenderme, todo esto ha sido una locura, quiero contar esto, mi vida, desde mi perspectiva, desde la perspectiva de una niña de 15 años,porque si, tengo 15, llegué a Ecuador cuando tenía 13 años, 23 de julio de 2015, ahí estaba yo, en el aeropuerto, primos y tíos fueron a despedirnos a mí, mis papás, y mi perro que obviamente no podíamos dejarlo, la verdad es que fue como si me hubieran arrancado una parte de mi,  como si todo a mi alrededor cambiara, porque sí, cambió, y mucho, recuerdo abrazar a mi prima y a mis primos pequeños como si nunca los volviera a ver aunque sabía que no iba a ser así, entré por las puertas y ya, listo, no los volvería a ver durante mucho tiempo, me puse a llorar haciendo la fila donde te quitas todas las cosas de metal y ese protocolo que se suele hacer, porque es duro, si no lo viviste no puedes saber cómo se siente, yo solo pensaba: se acabó, se acabaron todas esas veces que llamaba a mi prima para decirle: quiero ir a tu casaaaa y ponernos a ver películas y comer helado , se acabaron  los cumpleaños con toda la familia donde cada vez que cumplía años alguna tía le picábamos 3 tortas, esa era algo así como la tradición jaja, se acabó ir a casa de mis amigas del colegio, echar broma con ellas, reírme hasta mas no poder cuando nos juntábamos, ahora iba a estar a miles de kilómetros de eso, de mi vida que tuve que dejar atrás, todas esas cosa que las extraño con toda mi alma, pero era necesario, era necesario irse, Venezuela ya no era la misma,Caracas, mi ciudad, ya no es la misma, ahora solo hay pura maldad en las calles, inseguridad, escasez, muerte, esa no es la situación por la que una niña de 15 años tendría que pasar con su país, nadie debería pasar por esto, las noticias de Venezuela me duelen, de verdad me duelen. No quiero hablar de política ni de porqué Venezuela está cómo está o de lo corrupto que es el gobierno en mi país, porque me extendería demasiado, ya sabemos que mi país está muy mal. Quiero hablarles de cuando llegué a Ecuador, ahí estaba, en el avión que hacía escala en Panamá para después llegar a Ecuador, y ahí me ven en Quito, Ecuador, muerta de frío, unos amigos de mis papás nos fueron a buscar, pagabamos un apartamento pequeño por día, llegamos al apartamento, las primeras semanas fueron como unos buenos días de vacaciones, paseamos, visitamos, comimos, entre por primera vez a una librería de verdad y recuerdo que jamás había visto nada tan impresionante, me encanta leer por cierto.  Ahora ni hablar de los supermercados, era como un paraíso, porque si amigos, para alguien que vive en la escasez de Venezuela, un supermercado de otro país es como un parque dé diversiones, así que ahí estaba, contenta por ver nuevas cosas y nuevos lugares, pero déjenme decirles amigos que eso no me duró mucho, en unas semanas ya estábamos buscando apartamento donde vivir, y yo ya empezaba a decirme: esto es enserio, ya no voy a regresar a mi casa, ya no veré a mi familia, ya no iré a mi antiguo colegio, no veré a mis amigas, yo todavía no podía asimilar lo que estaba viviendo, porque no quería, no quería reconocer que ya todo estaba cambiando, nuevo colegio y nuevas cosas.

Bueno dejaré este pedacito de mi historia, por si alguien lo lee, si nadie lo lee, pues me importa una mierda, por lo menos me desahogué, porque en realidad lo necesitaba, hasta mañana, bye 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: